Solicitar Información

Claves para ser humildes

Guatemala, 16 de Abril 2019

La humildad además de ser un valor es una actitud considerada como una de las principales virtudes espirituales del individuo y además nos proporciona muchos beneficios. Siendo humilde se vive de forma más tranquila pues se es consciente de las propias limitaciones y se es consecuente con la responsabilidad que a cada uno le toca vivir.

Los logros y cualidades son vistas desde los ojos de la humildad con recato y modestia, sin vanagloriarnos de los mismos, reconociendo el papel de los demás en la consecución de dichos logros, pues no estamos solos.

La humildad es una virtud que se opone a la soberbia y a veces las personas nos olvidamos de ser nosotros mismos y nos planteamos una imagen  destructiva del mundo de la empresa, y del trabajo, es decir, vivimos a la defensiva, y nos protegemos constantemente de los demás como si nos relacionamos con el enemigo.

Nos ayuda a ver los problemas como retos, nos ayuda mucho a admitir nuestra responsabilidad en los fallos cometidos, permitiéndonos así una mejor y más rápida respuesta en nuestro entorno laboral lo cual nos permite crecer y auto superarnos por un mejor desarrollo laboral.

Existen algunas claves para poner en práctica el valor de la humildad, para reflexionar e incluso pueden ayudar a cambiar su visión:

1) En primer lugar, debe pensar en los beneficios emocionales que le reporta la humildad. Se sientes mucho mejor con usted mismo y además, su autoestima crece. Simplemente, se trata de mostrarse tal y como es. Algunas personas tienen una personalidad disociada de tal forma que se muestran de diferente forma dependiendo del contexto en que se encuentran. Debe ser igual de acertado en familia como en la oficina.

2) Practique los actos puros, es decir, actos que no están bañados por ningún tipo de interés secundario. Haga cosas que le salen del corazón, sin esperar, nada a cambio. Ayude a sus compañeros de trabajo, por ejemplo.

3) Cuando se equivoque, pida disculpas. Y vuelva a empezar con más fuerza y energía.

4) Asuma con naturalidad que siempre habrán personas que estén más preparadas o que sean más competentes. En este contexto, es importante ser humilde en cualquier momento de nuestra vida.

5) Por otro lado, la humildad también potencia la libertad en la toma de decisiones. De forma curiosa, muchas veces, las personas de más éxito son las que tienen más humildad.

 



Compartir

Hacer Comentario