Solicitar Información

SIGNIFICADO DE LA NAVIDAD

Guatemala, 25 de Diciembre 2018

La Navidad es tiempo de celebración, regalos, alegría y tiempo en familia, pero también la Navidad es época que propicia para el reencuentro con nosotros mismos, con la Divinidad y con los demás.  

También es tiempo para dejarse llevar por los sentimientos de solidaridad, dejando fluir libre­mente nuestro afecto, cariño y comprensión  con alguien que necesite un poco de nosotros.

Frases que hemos repetido a lo largo de muchos años, pueden cobrar un nuevo y profundo signi­ficado, al tener una actitud más abierta y positi­va que nos lleve a vivir con Amor   

Que esta Navidad, sea el co­mienzo de una nueva y ma­ravillosa etapa en tu vida. Sumérgete en el espíritu na­videño y disfruta de las mil y una manifestaciones de su magia y las señales que de­notan su presencia. Vamos, ¡muévete!, vence la apatía y pon en marcha tu imaginación para llenar tu vida y la de los tuyos con sentimientos y pen­samientos alegres y positivos.

Navidad es tiempo en familia

Reúne los tuyos para compartir momentos de ca­lidad.  Eviten el enfrentamiento, las discusiones y los recuerdos tristes o los reclamos. Comparte con tus hijos, eventos propios de la celebración de la Navidad y participa junto con ellos.

Navidad es felicidad

Rescata alguna de las ceremonias que forma­ron parte de la Navidad feliz que más recuer­das. La Navidad mágica es para todos aquellos que sean niños de corazón. El pesebre, el arbo­lito las guirnaldas, las velas, la cena, las nueces, los adornos, los postres,  la música de Navidad. Escucha música navideña, rescata los sonidos y cantos propios de la navidad.

Navidad es tiempo de perdón y reconciliación

Toma la decisión valiente de perdonar y llenarte de amor. No olvides que es la vida quien suelta los nuditos que nos mantuvieron atados al pasa­do, cuando perdonamos desde el corazón. Perdó­nate a ti mismo, por los errores y las equivoca­ciones del pasado y levántate para comenzar un presente nuevo y renovado.

Navidad es tiempo de dar

Abre tu corazón y déjate llevar por el espíritu amoroso de la navidad y comparte  un jugue­te, un plato de comida caliente, una visita, una sonrisa, una acción amorosa y desinteresada di­rigida a suavizar su condición de limitación, soledad,  necesidad o dolor. Si tienes niños, acompáñate de ellos, cuéntales sobre tu inicia­tiva e invítalos a participar.

Navidad es tiempo de reflexión

Encuentra un espacio para la re­flexión.  No te juzgues, ni presio­nes. Simplemente obsérvate, una vez que definas las áreas que vas a mejorar, asume el compromi­so contigo mismo de cambiar o transformar ese hábito, esa actitud o esa creencia que te causa daño a ti, o a través de ti a otros.

Navidad es tiempo de conectarse con la divinidad

Conéctate a la presencia de lo Sagrado dentro y fuera de ti.  No olvides que estás hecho de Es­píritu Divino. Muchas veces has sentido que el Señor Dios se ha alejado de ti, cuando en reali­dad lo que ha sucedido es que tú te has separado de Él por algunas de las experiencias vividas con dolor o con confusión.  Conéctate de nuevo a su presencia y disfruta de momentos de oración y reflexión.

Navidad es época de agradecer

Haz una lista de todas aquellas personas que alguna vez hicieron algo especial por ti, aún a pesar de no haber hablado con ellas en mucho tiempo.  Elige un par de ellas y hazles una lla­mada para desearles una Feliz Navidad.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa y todo va a estar bien!

 

Compartir

Hacer Comentario