Solicitar Información

Amor propio

Guatemala, 18 de Julio 2018

El amor propio no es simplemente un estado de sentirse bien que puede lograrse cuidando la imagen, a través de lecturas inspiradoras o compartiendo tiempo de calidad con los seres queridos o disfrutando en soledad de actividades que nos gusten. A pesar de lo gratificante que estas y otras cosas puedan ser, el amor propio no es esto.

El amor propio nos hace sentir compasión por nosotros mismos como seres humanos luchando por encontrar un significado personal, lo que nos hacer estar más centrados en nuestro propósito y nuestros valores, que esperamos cumplir a través de nuestros propios esfuerzos.

Estos son 7 pasos que te ayudarán a aumentar el amor propio:

  • Permanece atento y consciente: las personas que tienen más amor propio tienden a saber lo que piensan, sienten y desean. Ellas son conscientes de lo que son y lo ponen en práctica y no actúan en función de lo que otros quieren para ellos.

  • Actúa en función de tus necesidades, no de tus deseos: Amar no significa cumplir con los deseos del otro, sino en facilitarle lo que necesita. El amor hacia uno mismo funciona bajo el mismo principio. Céntrate en lo que necesitas te mantendrá apartado de los patrones de comportamiento automáticos que son poco saludables, que te dan problemas o que te mantienen anclado en el pasado.

  • Práctica un buen cuidado personal: una manera de amarte más es cuidar más de tus necesidades básicas. Las personas que se aman a sí mismas se alimentan diariamente a través de actividades saludables, lo que incluye una buena alimentación, ejercicio, buen sueño, intimidad e interacciones sociales saludables.

  • Establece límites: una persona que se ama a sí misma tiene valor para establecer límites y para decir “no” a todo lo que le afecta física, emocional o espiritualmente.

  • Protégete de las personas tóxicas: Una persona que se ama se protege de las personas tóxicas y no pierde el tiempo con aquellas que intentan envenenar su espíritu.

  • Perdónate a ti mismo: Los seres humanos podemos ser muy duros hacia nosotros mismos. Pero ser responsables de nuestras acciones no implica que tengamos que castigarnos por ellas eternamente. Las personas que se aman a sí mismas aprenden de sus errores, aceptan su humanidad y se perdonan.

  • Vive con intención: para aceptarse y amarse más, siendo consciente de lo que sucede en tu vida, es bueno que tengas al menos un propósito. Si tu intención es vivir una vida significativa y saludable, debes tomar las decisiones que apoyan esta intención. Esto te permitirá estar bien contigo mismo cuando tengas éxito en este propósito. Vas a amarse a ti mismo más si ves cómo logras lo que te propusiste hacer. Para ello es necesario establecer tus intenciones de vida.

No se puede amar a otro más de lo que uno se ama a sí mismo: por lo tanto, es necesario aprender a amarse para poder ofrecer amor a los demás.

 

Compartir

Hacer Comentario